Cotejo de firmas

¿Qué es el cotejo o comprobación de firmas?

El cotejo de firmas o comprobación es el trabajo más habitual requerido al perito calígrafo, es decir, la comparación de una firma original con una que se cuestiona.

La complejidad en un cotejo va en función de la dificultad que pueda entrañar el demostrar si la firma es auténtica o falsificada, ya que una simple firma o “visé” (firma habitual ilegible, por lo general, utilizada cuando se firman muchos documentos) que esté formada por uno o varios trazos ilegibles, implica, a parte de determinar su autenticidad, el poder demostrar la conclusión a la que se llega y, para eso, un perito calígrafo profesional debe tener los medios necesarios para que los demás puedan ver y apreciar esa conclusión.

¿Cómo?, pues teniendo a su disposición herramientas ópticas y digitales que le permitan plasmar en un informe todo aquello que se ve y que le facilita la conclusión determinante para afirmar o negar lo que se cuestiona.

Nuestro Gabinete de Pericia Caligráfica cuenta, a día de hoy, con las más modernas técnicas y aparatos para identificar, detectar y mostrar todos aquello que se ve y es demostrable, puesto que un buen informe no incluye texto escrito solamente sino que debe integrar con imágenes, todo aquello que se intenta demostrar, con un lenguaje claro y conciso.

Por otra parte, el cotejo no es exclusivo de las firmas sino que también incluye textos y números para verificar si los mismos fueron alterados en los documentos en los que se puedan encontrar.

El cotejo de firmas en el sector servicios.

Este tipo de trabajo es demandado habitualmente por entidades bancarias para sus auditorías internas ya que, teniendo en cuenta que nadie es perfecto, pueden aparecer empleados que, aprovechándose de su situación laboral o de la confianza que deposita la empresa en ellos, falsifican firmas de clientes (o cifras) bien sea para reintegros de efectivo, contratos de cuentas, valores, etc, redundando ello en su propio beneficio con perjuicio para el cliente y para el buen nombre de la entidad.

El demandar este tipo de trabajo evita muchos quebraderos de cabeza a las entidades bancarias, así como ahorro de tiempo y de dinero, puesto que se evitan juicios y reclamaciones que pueden dar lugar a una imagen equivocada de la propia entidad.

Por otro lado, también hay empresas del sector servicios que pueden encontrarse con empleados que, por ejemplo, alteran “albaranes”, “facturas” o la “contabilidad manual” para quitar un beneficio, la mayor parte de las veces económico, y que a la larga perjudica a la empresa para la que trabaja.

Nos caracteriza, precisamente en estos casos, la confidencialidad que mantenemos en este tipo de asuntos y la seguridad que puede tener nuestros clientes cuando nos hacen depositarios de una serie de documentos de valor, bien sea económico o personal, a sabiendas de que el Gabinete de Pericia Caligráfica cuenta con unas medidas de seguridad elevadas.

Si le preocupan principalmente los honorarios, este no es el gabinete que busca, si, por el contrario, lo que desea ante todo es profesionalidad, seriedad, confidencialidad, seguridad y, lo que es más importante, resultados, se encuentra usted ante el Gabinete de Pericia Caligráfica idóneo para solucionar su problema o resolverle las dudas que se le planteen.

Trabajamos por todo el territorio nacional y también, en el caso de clientes con oficinas en el extranjero, fuera del país.